10.8.18

UNO

UNO.

Todos los seres vivos estamos interconectados y pertenecemos en definitiva a una sola especie, a la “especie” de la VIDA y sin importar las formas que adopte ésta, mágica, mística, energética, cuántica y hasta misteriosamente, todo lo puebla. 

Adopto para este trabajo en su mayoría el elemento humano por ser mi principal referente y la forma que habita mi vida. Vuelvo a las personas retratadas anónimas, significando que ese individuo específico podría ser cualquiera; recolecto fotografías viejas que en su camino se extraviaron y dejaron de ser de quienes originalmente las hicieron, interviniéndolas por considerarlas, en últimas, fotos mías, fotos suyas o de cualquiera que conozcamos. Dibujo sobre ellas representaciones de redes neurales, de interacción energéticas, representaciones matemáticas de nodos, y hongos!, que en definitiva son un reino por comprender -ni vegetales ni animales-, pero también vida, vida que incluso es indispensable en los procesos de tránsito y descomposición de nuestros vehículos corporales, cuando esta vida/energía continúa su flujo eterno hacia las estrellas. 

Entender la vida de otra forma puede ser un principio de supervivencia importante; comprender que somos UNO y actuar con corresponsabilidad nos acercaría a la armonía natural; aceptar que nuestros cuerpos no son límites sino vehículos para abrazarnos, sería un buen comienzo para caminar juntos a la noche de los tiempos.